Existe un truco de magia conocido como “El sueño del avaro” que es uno de los clásicos dentro del apasionante mundo de la magia con monedas y que muchos grandes y célebres magos de antaño incluían en sus repertorios, llegando hasta nuestros días como uno de los trucos más conocidos y que más admiración genera en los espectadores.

 

Este truco consiste en que el mago pide prestado un sombrero a uno de los asistentes a su espectáculo y enseguida comienza a hacer aparecer decenas y decenas de monedas de todos lados: del aire, de la cabeza del público, de debajo del sombrero… de donde él quiera y las va introduciendo en el sombrero del espectador para asombro del público que no da crédito a lo que está viendo.

 

mago-gorro

 

Pero eso era antes. Lo de los sombreros está más que pasado de moda, por lo que en la actualidad el truco suele realizarse con un cubilete de metal que permite al mago jugar con el sonido que producen las monedas al caer en su interior y hacer que la emoción del público sea todavía mayor.

 

¿A quién no le gustaría tener una fuente inagotable de dinero? Esta debió de ser la premisa de la mente que creó este truco de magia tan popular. Sin embargo, tal y como ocurre con numerosos trucos –es de sobra conocido lo celosos que son los magos para revelar sus trucos– se desconoce quién fue el artífice de esta técnica y cuándo comenzó a realizarse por primera vez. Lo que sí sabemos es que el mago Robert Houdin lo realizó en más de una ocasión, aunque su invención es anterior a él.

 

Como ya hemos dicho antes, los sombreros están más que pasados de moda, pero no siempre ha sido así. En el siglo XIX era habitual que los caballeros cubrieran sus cabelleras –o calvas que querían esconder y por eso lo usaban– con sombreros, por lo que el origen de este afamado truco podría remontarse a esta época.

Deje un comentario