Amor y desamor, guerra, mundos fantásticos, el lejano Oeste, superhéroes, política, deporte… casi cualquier tema sirve de inspiración para realizar una película. También la magia.

De hecho, la magia ha estado presente en el cine desde sus inicios. Georges Méliès tenía un teatro en París, el teatro Robert Houdin, donde cada noche realizaba trucos de magia acompañado de decorados fantásticos que él mismo creaba y delante del público que cada noche acudía a su función. Sin embargo, un hecho cambió su vida. La invención del cine.

 

El 28 de diciembre de 1895 asistió, invitado por los hermanos Lumière –inventores del cinematógrafo–, a la primera proyección de cine de la historia. Todos los asistentes que aquel día vieron L’arrivée d’un train à La Ciotat (Llegada del tren a la estación de La Ciotat) y quedaron impresionados, pero Méliès sintió algo más.

 

Georges Méliès fue uno de los pioneros en el mundo cinematográfico. Apasionado de la magia, introdujo esta vertiente en el cine, convirtiéndose en una figura que hoy conocemos como “el mago del cine”.

Gracias a Méliès la ficción llegó al cine y el hombre viajó a la luna por primera vez mucho antes de que Neil Armstrong lo hiciera. Fue en el año 1902 con Viaje a la luna.

 

 

Desde entonces hemos podido ver numerosas películas relacionadas con la magia en el cine y no nos referimos únicamente al universo de Harry Potter, ya que antes que él muchos otros magos habían empuñado una varita en la gran pantalla. Son muchas las películas que han tratado esta temática a lo largo de la historia del cine. Desde películas de animación como Fantasía (1940) Merlín el encantador (1963) a éxitos de nuestros días como El ilusionista (2006), El truco final (2006), Scoop (2006) o Ahora me ves (2013), pasando por clásicos como El mago de Oz (1939), El gran Houdini (1953) o El cuervo (1963).
El cine, consciente del poder que tiene la magia para captar la atención del público, la ha tomado como tema central en numerosas películas que han hecho las delicias de aquellos que disfrutan con estas dos artes.

Deje un comentario