Harry Houdini, es considerado como uno de los ilusionistas más importantes de la historia.

Su nombre real era, Erik Weisz, pero adoptó su nombre artístico en honor del famoso Robert Houdin, a cuyo apellido le añadió la “i” final, formando un seudónimo que trascendió hasta nuestros días: Houdini.

 

Robert Houdin

Robert Houdin, por su parte, fue un relojero e inventor, que aplicó sus conocimientos para favorecer al desarrollo la magia, realizando trucos en los que empleaba los avances tecnológicos de la época.

Ejecutó un gran número de ilusiones en las que combinaba  los recursos de las ciencias mecánicas y eléctricas con la destreza manual y una excelente presentación.

Sus sesiones causaron gran expectación en París y consiguió que la magia se popularizara enormemente, por lo que actualmente es considerado como el padre de la magia moderna.

Por ese motivo, Erik Weisz decidió recoger su testigo, adoptando profesionalmente el nombre de su ídolo.

houdini

 

El rey del escapismo

Houdini fue sin dudas uno de los ilusionistas que marcó un antes y un después en el arte de la ilusión.

De origen judío, su familia emigró a Estados Unidos cuando èl era sólo un niño pero pronto encontró una afición a la que dedicarse: la magia.

Llegó a ser mundialmente conocido como “el rey del escapismo” o “el rey de las esposas” por su famoso truco.

Cada vez que Houdini llegaba a una ciudad se presentaba ante el jefe de la policía local junto a un grupo de periodistas, para conseguir mayor impacto.

Proponía un reto, que era publicado en los periódicos y comentado en la ciudad, después el mago era encerrado, atado, o encadenado.

Cuando conseguía liberarse, su hazaña obtenía nueva promoción en la prensa. Esta fue una de las causas de su éxito: el aprovechamiento que hizo de los medios de comunicación masivos.

Houdini logró escapar de todo tipo de objetos:  cuerdas, cadenas, camisas de fuerza, esposas, barriles, cajas, baules, bidones, bolsas, sacos, ataúdes, jaulas y habitaciones cerradas.

Uno de los más graves accidentes que sufrió, que casi le costó la vida, fue al intentar escapar de un gran bidón de cerveza.

Todos estos trucos han trascendido hasta nuestros días, convirtiéndose en espectáculos populares.

Deje un comentario